PRUEBAS DE ALERGIA

 

Las pruebas cutáneas son las que se utilizan más frecuentemente para diagnosticar las alergias. Las pruebas de punción o de escarificación consisten en colocar extractos líquidos de alergenos (es decir, sustancias -como el polen o determinados alimentos- que suelen provocar reacciones alérgicas en las personas con alergia), en el antebrazo o la espalda del paciente y luego realizar pinchacitos (punción) o cortecitos (escarificación) en la piel.

El médico esperará aproximadamente 15 minutos para comprobar si se forman unos puntitos rojizos y abultados (denominados pápulas), indicadores de alergia.

 

El doctor también pueden practicar una prueba similar, denominada intradérmica, bajo la superficie de la piel. Este tipo de prueba se suele utilizar para diagnosticar alergias ambientales.

 

Si el doctor sospecha que un paciente suyo puede ser alérgico a más de una cosa —o no tiene claro qué es lo que lo que le desencadena los síntomas alérgicos— probablemente le hará una prueba cutánea con varios alergenos al mismo tiempo.

Las pruebas cutáneas para diagnosticar la alergia pueden provocar picor. En tal caso, es posible que el médico te dé un antihistamínico o una crema que contenga cortiocoesteroides después de la prueba para calmarte el picor.

 

Razones por las que se realiza el examen:

Las pruebas para alergias se hacen para determinar qué sustancias están causando síntomas de alergia.

El médico puede ordenar las pruebas cutáneas para alergias si usted tiene:

  • Síntomas de fiebre del heno (rinitis alérgica) y de asma que no se controlan bien con medicamentos

  • Angioedema y urticaria

  • Alergias alimentarias

  • Erupciones en la piel (dermatitis), en las cuales la piel se torna roja, adolorida o hinchada después del contacto con la sustancia

  • Alergia a la penicilina

  • Alergia a venenos

Las alergias a la penicilina y a los medicamentos estrechamente relacionados son las únicas alergias a medicamentos que pueden ser probadas mediante pruebas cutáneas. Las pruebas cutáneas para alergias a otras drogas pueden ser peligrosas. 

La prueba de la punción en la piel también se puede utilizar para diagnosticar alergias a alimentos. No se emplean pruebas intradérmicas para evaluar alergias a los alimentos, debido a la gran cantidad de resultados falsos positivos y al peligro de ocasionar una reacción alérgica grave.

 

Resultados normales

Un resultado negativo de una prueba significa que no hubo cambios en la piel en respuesta al alergeno. Esta reacción negativa la mayoría de las veces significa que usted no es alérgico a la sustancia.

En raras ocasiones, una persona puede tener una prueba de alergia negativa y de todas maneras ser alérgica a la sustancia.

 

Significado de los resultados anormales

Un resultado positivo significa que usted reaccionó a la sustancia. El médico observará un área elevada y roja llamada roncha.

Con frecuencia, un resultado positivo significa que los síntomas que usted está experimentando se deben a la exposición a esa sustancia. En términos generales, una respuesta más fuerte significa que usted es más sensible a la sustancia.

Las personas pueden tener una respuesta positiva a la sustancia con la prueba de alergia cutánea, pero no tener ningún tipo de problemas con esa sustancia en su vida cotidiana.

Las pruebas cutáneas generalmente son precisas. Sin embargo, si la dosis del alergeno es grande, incluso personas que no son alérgicas tendrán una reacción positiva.

El médico tendrá en cuenta los síntomas y los resultados de la prueba cutánea para sugerir cambios en el estilo de vida que usted puede hacer para evitar sustancias que pueden estar causando sus síntomas.

 

© 2018 by Centro Especializado en Pediatría, Neumología y Alergias Respiratorias. Created by CARJUA Design

 

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic