AMIGDALITIS

 

En la parte posterior de la garganta se encuentran las amígdalas, una en el lado derecho y otra en el izquierdo. Esas masas de tejido colgante forman parte del sistema de lucha contra las infecciones del organismo, cuyo objetivo consiste en evitar que enfermemos. Pero, ¿qué ocurre cuando se infectan las amígdalas? Se produce una amigdalitis.

¿Cuál es la función de las amígdalas?

La función de las amígdalas consiste en filtrar los gérmenes nocivos antes de que nos provoquen infecciones en la garganta, la boca o los senos nasales antes ellos causan infecciones en el resto del cuerpo. Generalmente, las amígdalas desempeñan correctamente su función. Pero a veces las bacterias o los virus se instalan en las amígdalas y las infectan. Cuando ocurre esto, desarrollamos una amigdalitis.

 

¿Cómo puedo saber si tengo amigdalitis?

Cuando una persona tiene amigdalitis, generalmente le duele la garganta y le cuesta comer, beber e incluso tragar. También puede tener fiebre. He aquí otros síntomas de las infecciones de amígdalas, sea por virus o por bacterias:

  • amígdalas más rojas de los normal

  • una capa de secreciones amarillas o blancas recubriendo las amígdalas

  • voz extraña o nasal (las personas lo llaman “ voz gangosa”)

  • ganglios linfáticos del cuello inflamados

  • mal aliento

 

¿Qué hará el médico?

Si sospecha que puedes tener amigdalitis, el médico te preguntará cómo te encuentras y te examinará las amígdalas. Probablemente utilizará un palito de madera para mantenerte la lengua en posición baja a fin de poder verte mejor las amígdalas.

Es posible que el médico te mire también dentro de la nariz y las orejas, te escuche la respiración auscultándote el pecho y busque otros signos de infección. La amigdalitis puede estar provocada tanto por virus como por bacterias.

¿Cómo se trata la amigdalitis?

Si la amigdalitis está provocada por bacterias, el médico te recetará antibióticos, un tipo de medicamento que mata las bacterias. Para matar completamente las bacterias, es muy importante que te tomes los antibióticos exactamente a las horas que te indique el médico y que finalices el ciclo completo de tratamiento.

Si la amigdalitis está provocada por un virus, los antibióticos no surtirían efecto, pero tu cuerpo luchará por sí solo contra la infección. A algunos niños tienen que extirparles (extraerles) las amígdalas, pero solo cuando se les infectan repetidamente en el curso de un año o cuando se les inflaman tanto que les dificulta la respiración por la noche.

 

Si tienes amigdalitis, aquí hay algunos consejos que te pueden ayudar a encontrarte mejor:

  • Bebe abundante líquido.

  • Come alimentos blandos, incluyendo gelatina de sabores, sopas, polos, flanes y compota de frutas.

  • Evita los alimentos duros, crujientes o picantes.

  • Utiliza un vaporizador o humidificador de vapor frío en la habitación donde pases más tiempo.

  • Guarda reposo.

¡Pronto tus amígdalas volverán a estar como nuevas y listas para luchar contra los gérmenes!

 

 

 

© 2018 by Centro Especializado en Pediatría, Neumología y Alergias Respiratorias. Created by CARJUA Design

 

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic